una imagen para la troika


1402137260_f554d9190d_m

El próximo trío presidencial europeo se ha tomado muy en serio su propósito de reflejar una imagen de unión (europea) y de acercar Europa a los ciudadanos. Para ello, qué mejor que una imagen común. España, Bélgica y Hungría van a adoptar un logotipo común que represente la presidencia que integran. Una imagen vale más que mil palabras, dicen, y marcando un hito, ya que es la primera vez que una triple presidencia comparte « look», la troika intentará convencer al personal de las bondades del proyecto europeo.

Cuál será ese « look » aún es una incógnita que se desvelará en breve, el 12 de febrero para ser más precisos, y en Budapest, para más detalles. Allá por noviembre, los tres países realizaron una convocatoria por la que instaban a sus estudiantes de diseño a enviar sus mejores propuestas. Condiciones ineludibles del futuro logo presidencial: que simbolice valores comunes a los tres países, y al resto de la UE, y que contenga un elemento común para las tres presidencias y un elemento específico para cada una de ellas, que cambiará cada semestre.

1206409785_0bc80699d5Por lo visto, la acogida en Bélgica ha sido ejemplar, donde se han presentado 141 diseños. Será que el chocolate (o la cerveza) agudiza el ingenio, o que los belgas, por aquello de estar entre los fundadores del invento europeo, tienen más interiorizado el sentimiento europeista. Quizá no es casualidad que haya dejado en manos de los ciudadanos la elección de cinco de sus diez finalistas (en España, ha sido un jurado experto el encargado del veredicto). Lo han hecho mediante una página web que ha recibido, desde que se creó el pasado 23 de enero, más de 20.000 visitas y de 10.000 votos!

El veredicto final, el 12 de febrero en Budapest. En la capital húngara, un jurado internacional (formado por representantes de los tres países) se encargará de elegir el trabajo más meritorio de entre los treinta finalistas (10 por país). Aquel que represente el común de los valores europeos, el que inspire ese « no sé qué » de pertenecer a la Unión. Y el que se llevará, dicho sea de paso, 10.000 euros de premio, que con la crisis a cuestas, no vienen nada mal.

About these ads