ciorán con matices


Lo de… Era hijo de un pope ortodoxo rumano, y acabó haciéndose ateo. >> No me parece tan evidente así, me escribe Rodrigo Inácio.

“No es fácil hablar de Dios cuando no se es ni creyente ni ateo; ese es sin duda el drama de todos nosotros, incluyendo a los teólogos: el de no poder ser ni lo uno ni lo otro.” (Cioran, El inconveniente de haber nacido)

Tiene razón, Rodrigo. En el fondo, no era tan evidente… y yo lo expresaba mal; aunque, intelectualmente, Cioran siempre luchó por ser lo que tal vez nunca pudo llegar a ser de corazón: un ateo convencido. Lo acabo de matizar así en una nueva versión del post.

About these ads