calidad de vida


Nos quieren mejorar la vida. Así, por las buenas. En Bruselas (que es como una aldea global) los mandamases europeos se han dado cuenta de que en las ciudades vivimos mal, aunque trabajemos mucho y produzcamos sin subvenciones. Resulta que 7 de cada 10 europeos viven en una ciudad. Nos saldrían muchos más si nos limitamos al Oeste. Yo soy de ciudad, aunque entiendo que en los pueblos se vive mejor. Pero vivir en un pueblo también tiene sus limitaciones y lo vemos en los datos que nos ha pasado hoy la Comisión Europea. Resulta que el 85 % de la riqueza de la Unión se crea en las ciudades, aunque a nuestros agricultores no los hemos abandonado.

OFRWR-UNION-LAIT-MANIFESTATION-20090618

la ira de los lecheros, en Bruselas

Al contario, la Política Agraria Común (es decir, las subvenciones) se chupan cada año más del 40 % del presupuesto de los 27, lo que nos ha parecido siempre un pelín exagerado e injusto. Sabemos que subvencionar la agricultura (aunque los de leche ahora se quejan) hace subir los precios y cierra el mercado europeo a los países pobres, que no tienen forma de vendernos sus productos del campo. Las subvenciones agrícolas siguen bloqueando en cierta medida la Ronda de Doha.

Calidad de vida, eso es lo que nos falta a todos. Especialmente en las ciudades. Pero no se preocupen: la Comisión Europea dice que nos lo va a arreglar. Y han echado mano nada menos que a doña Rita Barberá. La alcaldesa de Valencia es esperada estos días en la capital europea junto con el alcalde Budapest y el teniente de alcalde de la ciudad sueca de Gotemburgo. Europa quiere que sus ciudades contaminen menos y que sus habitantes vivan mejor. Estaremos atentos a lo que nos cuenten.

About these ads