la europa del trío


zp_bruselas

Zapatero, camino de la Presidencia de la UE.

El trío estrena en enero, con triple logo, una nueva forma de gestionar Europa. Pero el problema no será que ahora las presidencias de la UE se hagan de tres en tres. Y no será un problema porque, como bien indica la forma de visualizarlo, Espana, Bélgica y Hungría seguirán llevando las riendas cada uno por su cuenta durante seis meses. Los colores nacionales marcan más (es evidente) que la silueta elegida como logo.

trio_esSe busca candidato europeísta. Porque el problema, decía al comenzar, es el nuevo presidente del Consejo Europeo. No será igual elijar a un peso pesado como Blair, que puede ir por libre desde el primer minuto de su mandato, que colocar en el nuevo puesto a un ‘no-name’, un personaje blando y de fácil acomodo que no dé mucho la lata.

En la cena de esta noche, los líderes europeos están poniéndose de acuerdo en el perfil. Zapatero adelantaba la postura de de nuestro país. Nosotros queremos un presidente europeísta, que sepa interpretar la nueva Europa que empieza a andar con el Tratado de Lisboa. Una Europa más global y con más peso en el mundo, con embajadores y embajadas propios por primera vez en más de medio siglo de historia de la Europa unida.

trio_beBélgica pedía también un europeísta convencido. Y el tercero del trío, Hungría, sin desmentir a sus colegas hablaba de un presidente europeo que represente a la UE de forma “sólida” ante el mundo, dispuesto a escuchar a todos, crear consensos y trabajar con todas las instituciones, también con las Presidencias semestrales.

trio_hu

De momento, seguirá la incógnita unas semanas. Junto al ex premier británico aparecen otros tres nombres:  el primer ministro de Holanda, Jan-Peter Balkenende, un excelente candidato para Madrid; el luxemburgués Jean-Claude Juncker… y nuestro Felipe González, quien se niega (como siempre) a que jueguen con su nombre. Pero si empiezan los descartes, seguramente en una cumbre extraordinaria en noviembre, no es imposible que gane González. “Si se lo pidieran los 27 con una sola voz, reconocía una fuente gubernamental, Felipe no se podría negar”.

Rodríguez Zapatero no tiene candidaturas propias que defender. Aparentemente. Pero confiesa en público que el ministro de Exteriores debería provenir de la familia socialista europea, como Solana, que deja el cargo de Alto Representante en diciembre. Javier Solana es un incombustible que se ha mantenido en el cargo desde el 2000. Claro que si sale Blair, adiós ministro de Exteriores socialista para Europa. Entonces habría que pensar en un conservador para el cargo con más peso en la nueva estructura institucional europea.

About these ads